Archive for agosto, 2011

Dislalia en etapa escolar (parte 2)

Fonoaudióloga Tamara Allende

¿Qué se debe hacer?

 

     Una vez que nos damos cuenta que nuestros niños, en etapa escolar, presentan dificultades en la emisión de uno o varios fonemas, debemos acudir de forma inmediPhotobucketata al profesional especialista en el tema; en el caso de nuestro país, al fonoaudiólogo. Dicho profesional será el encargado de determinar las posibles causas y el tipo de error específico que se comete, para que, de esta manera, se genere el plan de intervención que guie al menor hacia la adquisición adecuada del fonema con dificultades.

      Es importante señalar que las dislalias pueden traer una gama importante de consecuencias negativas para el escolar al no ser tratadas. La primera de estas consecuencias, y en muchos casos la más importante para el menor, es el rechazo o las burlas de parte de sus pares, lo que puede repercutir en la apreciación de sí mismo y en la autoestima. Pero no debemos olvidar, que la emisión de un fonema de manera incorrecta se relaciona con una mala posición de la lengua al momento de la producción, lo que repetido en el tiempo durante la niñez y la adolescencia, puede desencadenar en alteración en el equilibrio de los músculos de cara y boca, provocando dolor e incluso cambios patológicos en la estructura de de la arcada dentaria, siendo el cambio más frecuente; mal posición de dientes en proceso de crecimiento y mordida abierta.

      En resumen, la dislalia es una patología que se caracteriza por una manera de hablar con errores en la articulación de uno o varios fonemas, impresionando el habla como la de un niño menor a la edad real. Se  presenta en etapas tempranas de la niñez, pero al no ser tratada puede mantenerse hasta la vida adulta, acarreando consecuencias negativas en distintas esferas del desarrollo.

Anuncios

16/08/2011 at 9:53 pm Deja un comentario

Dislalia en la etapa escolar (parte 1)

Fonoaudióloga Tamara Allende

Photobucket     En nuestro país, es bastante común encontrarnos en las escuelas y liceos con niños a los que les cuesta pronunciar determinados sonidos del habla. Estos niños tienden a reemplazar aquel sonido que le es más difícil por uno que le sea más fácil, o simplemente intentan pronunciarlo correctamente, sin lograrlo. Es así como podemos observar a Juan, quien cursa 4° año básico y que cambia el fonema /rr/ por el fonema /g/ en todas sus emisiones, es decir, palabras como /ratón/ o /rueda/ se transforman en /gaton/o /gueda/, respectivamente. En segundo lugar tenemos a Claudio, quien cursa 1° de enseñanza media, y que en vez de reemplazar el sonido /rr/ por otro, intenta decirlo pero, se aprecia un sonido extraño que se acerca a la /rr/ original, pero sin llegar a serlo.

En ambos casos podemos estar presentes frente a una dislalia de la etapa escolar.

     Según Pilar Pascual, el concepto de dislalia corresponde al trastorno en la articulación de los fonemas, ya sea por ausencia o alteración de algunos sonidos concretos, o, por la sustitución de estos por otros de forma improcedente. Se trata entonces de una incapacidad para formar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas, tanto vocálicos como consonánticos.

    Cabe destacar que se habla de dislalia, sólo cuando estas dificultades persisten más allá del periodo de adquisición  de cada fonema; por ejemplo, en chile el fonema /rr/ se adquiere normalmente hasta los 5 años de edad, por lo tanto, un niño de tres años con dificultades en la pronunciación del mismo, se considera dentro del periodo de adquisición. Sin embargo si el mismo menor, continúa con dichas dificultades a los 6 o 7 años de edad, ya estamos frente a una dislalia. El periodo de adquisición es distinto para cada sonido del habla y para cada cultura. En nuestro país, el último sonido en adquirirse es la /rr/ por lo que un niño de 6 años ya debería ser capaz de pronunciar adecuadamente todos los sonidos de nuestro idioma.

     Se debe separar entre dos grandes tipos de dislalia, dependiendo de cuál sea la causa de la misma. Tenemos así, que cuando la dificultad en la articulación se encuentra dada por una alteración anatómica de los órganos que participan en el proceso de habla, estaremos frente a  una dislalia de tipo orgánico. Sin embargo cuando, a pesar de que todas las estructuras implicadas en el habla no presenten alteración anatómica, el menor no es capaz de manejar correctamente dichas estructuras para emitir los fonemas, hablaremos de una dislalia funcional.

     Es importante señalar que si estas dificultades nunca se han corregido a través de terapia formal, la dislalia puede permanecer incluso durante la adolescencia y adultez.

     ¿Qué se puede hacer? Será el tema que trataremos en un próximo post.

01/08/2011 at 9:53 pm Deja un comentario


Dirección: Av Walker Martínez 1457 La Florida

Únete a nuestra Página

Agenda

agosto 2011
L M X J V S D
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Estadísticas

  • 275,258 visitas

Convenios con instituciones e Isapres

 photo 97e48413-6a3c-4d9e-9fc6-2cadd8b9b3e1_zps5fb4f86e.jpg

Licencia

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.