Archive for septiembre, 2011

Ser padres de un adolescente: Una difícil y hermosa tarea (parte 2)

Psicóloga Camila Aguiló

¿Cómo hablarle a nuestro hijo/a adolescente?

Muchas veces dijimos algo con la mejor buena voluntad, y chocamos contra una pared. Otras ofrecemos algo que creemos que va a generar una celebración, y nos devuelven un gruñido…

  • Es importante aprender a expresar claramente nuestras preocupaciones, sin recitar dogmas ni estereotipos.
  • Esforzarse por ser siempre veraz, sincero y directo.
  • Tenemos que esforzarnos por CRITICAR Y REGAÑAR lo menos posible. Seguramente tenemos temas de sobra para criticar, pero criticar demasiado no ayudará, sino que empeorará todo el clima familiar.
  • Esforcémonos en evitar:

               – Los juicios demoledores

               – Los parlamentos largos

               – Cualquier forma de abuso de poder

¿Cómo son las discusiones saludables?

  • Por definición, nuestros hijos adolescentes no van a estar de acuerdo con nosotros. Esta es una realidad que deriva de su saludable necesidad de construirse a sí mismos, y no ser una mera fotocopia de sus padres.
  • Lo más importante es recordar que las discusiones no son para derrotar a nadie, sino para lograr entenderse mejor…
  • Son discusiones entre padres e hijos, seres que se aman y necesitan, que se valoran y respetan.

Ningún enojo puntual puede hacernos olvidar que nuestro “contrincante” es nuestro hijo: nuestra responsabilidad y nuestra esperanza.

¿Cuáles son las características de una discusión saludable?

  • Se focalizan en lo esencial, en lo importante y no en lo accesorio.
  • No debemos quedarnos atrapados en la discusión si estamos muy molestos. Mejor postergarla, para poder pensar y actuar adecuadamente.
  • Es muy importante tener claro y explicitado el tema que se va a discutir (si vamos a hablar del horario de las fiestas, vamos a discutir de eso y no de sus amigos u otras cosas).
  • Es importante establecer de antemano algo así como un “código de ética” explicito, que de cuenta de las necesidades que quienes van a discutir el tema. Por ejemplo: no gritar, no insultar, no compararme con mi hermano, etc.
  • Elegir el momento y lugar adecuado para conversar. Buscar privacidad, comodidad y tranquilidad.
  • Explicitemos claramente como hubiéramos querido que se hicieran las cosas.
  • Escuchemos realmente lo que nuestro hijo/a nos dice: no lo interrumpamos ni pasemos por alto sus dichos, ni estemos a la defensiva.
  • Enviemos un mensaje (implícito y explicito) optimista y esperanzado en que el cambio, o el acuerdo si es posible.

Que no nos pase esto!!

Photobucket

Anuncios

28/09/2011 at 9:30 am Deja un comentario

Ser padres de un adolescente: Una difícil y hermosa tarea (parte 1)

Psicóloga Camila Aguiló 

¿Qué caracteriza a un adolescente?

Photobucket

  • Está en proceso de construcción de identidad.
  • Sensación de molestia/extrañeza con sí mismo y con su cuerpo.
  • Muy focalizados en sí mismos.
  • Intereses y vestimenta muy influenciable por su grupo de pares.
  • Variabilidad del humor.
  • Aumento de la habilidad de expresarse a través del lenguaje.
  • Toma de conciencia de que los padres no son perfectos: identificación de sus debilidades
  • Disminución de las demostraciones de afecto hacia sus padres, con ocasionales muestras de agresividad
  • Quejas de que los padres interfieren con su independencia.
  • Tendencia a regresar a comportamientos infantiles, particularmente frente al estrés.
  • Aumento del interés por el sexo opuesto.
  • Preocupación relacionada con su atractivo físico y sexual.
  • Desarrollo de ideales y selección de modelos a imitar.
  • Los intereses intelectuales se expanden y ganan importancia.

Leyendo todas estas características nos damos cuenta de que ser padres y convivir con un adolescente no es una tarea fácil ni descansada.

Por lo general, descubrir un día que nuestro “niño” o “niña” ha dejado de serlo resulta todo un shock… en algunos casos esto es recibido con alegría, en otros con tristeza, en otros con miedo, y en la mayoría de los casos con una ambivalente mezcla de estas emociones.

La adolescencia puede llegar a ser un proceso difícil para todos. Este es el último trecho en el largo camino de la dependencia absoluta a la independencia que genera movimientos muy fuertes en todos los implicados…

Tanto en los padres como en los hijos adolescentes coexisten fuerzas encontradas:

–      En el adolescente: hay impaciencia por ser libre, pero también miedo a las responsabilidades, hay deseos de autonomía junto con deseos de ser protegido.

–      En los padres: sentimientos de impaciencia porque crezcan y sean independientes mezclado con mucho miedo de que nos dejen solos, y que ya no seamos necesarios.

El desafío para los padres es saber ir permitiendo la independencia gradual acompañada de responsabilidades graduales, sin abandonarlos ni dejar de orientarlos…   Ufff…  tarea nada de fácil.

Una clave importante para hacer de esta una etapa rica y saludable es lograr una buena calidad en la comunicación con ellos.

Y mencionamos aquí tres requisitos fundamentales de una buena comunicación: la empatía, la paciencia y el respeto.

La empatía

  • Lograr ser empáticos con los hijos adolescentes suele ser una tarea difícil para los padres. Si nos dejamos atrapar por la respuesta emocional inmediata que logra producir en nosotros muchas de sus actitudes, nos quedamos muy lejos de comprender qué es lo que realmente nos están queriendo decir.
  • Más vale contener esa primera reacción y darnos un tiempo para ubicarnos en su perspectiva y en su situación y hacer el esfuerzo por entender aquello que quieren expresarnos.

La Paciencia

  • No puede faltar una considerable dosis de paciencia. Muchas veces nuestros intentos de acercarnos y entender, reciben un rotundo (y aparente) rechazo. Creer que por ello no nos necesitan es un error.

El respeto

  • El respeto legítimo por la individualidad creciente de nuestros hijos es el único camino posible si queremos hacer de ellos personas que se respeten a sí mismos y que respeten a los demás.
  • Los adolescentes se equivocan mucho porque están haciendo un trabajo muy difícil: están construyéndose a sí mismos, están tratando de entender al mundo y a la vida y posicionarse en ella. Respetemos entonces sus errores como resultado de esta lucha, muchas veces dolorosa, por conseguir personalidad e ideas propias.

** En una segunda parte de este post, hablaremos sobre cómo comunicarse con un hijo adolescente.

07/09/2011 at 6:44 pm Deja un comentario


Dirección: Av Walker Martínez 1457 La Florida

Únete a nuestra Página

Agenda

septiembre 2011
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Estadísticas

  • 281,834 visitas

Convenios con instituciones e Isapres

 photo 97e48413-6a3c-4d9e-9fc6-2cadd8b9b3e1_zps5fb4f86e.jpg

Licencia

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.