Ser padres de un adolescente: Una difícil y hermosa tarea (parte 2)

28/09/2011 at 9:30 am Deja un comentario

Psicóloga Camila Aguiló

¿Cómo hablarle a nuestro hijo/a adolescente?

Muchas veces dijimos algo con la mejor buena voluntad, y chocamos contra una pared. Otras ofrecemos algo que creemos que va a generar una celebración, y nos devuelven un gruñido…

  • Es importante aprender a expresar claramente nuestras preocupaciones, sin recitar dogmas ni estereotipos.
  • Esforzarse por ser siempre veraz, sincero y directo.
  • Tenemos que esforzarnos por CRITICAR Y REGAÑAR lo menos posible. Seguramente tenemos temas de sobra para criticar, pero criticar demasiado no ayudará, sino que empeorará todo el clima familiar.
  • Esforcémonos en evitar:

               – Los juicios demoledores

               – Los parlamentos largos

               – Cualquier forma de abuso de poder

¿Cómo son las discusiones saludables?

  • Por definición, nuestros hijos adolescentes no van a estar de acuerdo con nosotros. Esta es una realidad que deriva de su saludable necesidad de construirse a sí mismos, y no ser una mera fotocopia de sus padres.
  • Lo más importante es recordar que las discusiones no son para derrotar a nadie, sino para lograr entenderse mejor…
  • Son discusiones entre padres e hijos, seres que se aman y necesitan, que se valoran y respetan.

Ningún enojo puntual puede hacernos olvidar que nuestro “contrincante” es nuestro hijo: nuestra responsabilidad y nuestra esperanza.

¿Cuáles son las características de una discusión saludable?

  • Se focalizan en lo esencial, en lo importante y no en lo accesorio.
  • No debemos quedarnos atrapados en la discusión si estamos muy molestos. Mejor postergarla, para poder pensar y actuar adecuadamente.
  • Es muy importante tener claro y explicitado el tema que se va a discutir (si vamos a hablar del horario de las fiestas, vamos a discutir de eso y no de sus amigos u otras cosas).
  • Es importante establecer de antemano algo así como un “código de ética” explicito, que de cuenta de las necesidades que quienes van a discutir el tema. Por ejemplo: no gritar, no insultar, no compararme con mi hermano, etc.
  • Elegir el momento y lugar adecuado para conversar. Buscar privacidad, comodidad y tranquilidad.
  • Explicitemos claramente como hubiéramos querido que se hicieran las cosas.
  • Escuchemos realmente lo que nuestro hijo/a nos dice: no lo interrumpamos ni pasemos por alto sus dichos, ni estemos a la defensiva.
  • Enviemos un mensaje (implícito y explicito) optimista y esperanzado en que el cambio, o el acuerdo si es posible.

Que no nos pase esto!!

Photobucket

Entry filed under: Adolescentes, comunicación, Padres, Psicologia. Tags: .

Ser padres de un adolescente: Una difícil y hermosa tarea (parte 1) Trastornos de la Voz en los Profesores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Dirección: Av Walker Martínez 1457 La Florida

Únete a nuestra Página

Agenda

septiembre 2011
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Estadísticas

  • 230,809 visitas

Convenios con instituciones e Isapres

 photo 97e48413-6a3c-4d9e-9fc6-2cadd8b9b3e1_zps5fb4f86e.jpg

Licencia

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: