Posts tagged ‘comunicación’

Ser padres de un adolescente: Una difícil y hermosa tarea (parte 1)

Psicóloga Camila Aguiló 

¿Qué caracteriza a un adolescente?

Photobucket

  • Está en proceso de construcción de identidad.
  • Sensación de molestia/extrañeza con sí mismo y con su cuerpo.
  • Muy focalizados en sí mismos.
  • Intereses y vestimenta muy influenciable por su grupo de pares.
  • Variabilidad del humor.
  • Aumento de la habilidad de expresarse a través del lenguaje.
  • Toma de conciencia de que los padres no son perfectos: identificación de sus debilidades
  • Disminución de las demostraciones de afecto hacia sus padres, con ocasionales muestras de agresividad
  • Quejas de que los padres interfieren con su independencia.
  • Tendencia a regresar a comportamientos infantiles, particularmente frente al estrés.
  • Aumento del interés por el sexo opuesto.
  • Preocupación relacionada con su atractivo físico y sexual.
  • Desarrollo de ideales y selección de modelos a imitar.
  • Los intereses intelectuales se expanden y ganan importancia.

Leyendo todas estas características nos damos cuenta de que ser padres y convivir con un adolescente no es una tarea fácil ni descansada.

Por lo general, descubrir un día que nuestro “niño” o “niña” ha dejado de serlo resulta todo un shock… en algunos casos esto es recibido con alegría, en otros con tristeza, en otros con miedo, y en la mayoría de los casos con una ambivalente mezcla de estas emociones.

La adolescencia puede llegar a ser un proceso difícil para todos. Este es el último trecho en el largo camino de la dependencia absoluta a la independencia que genera movimientos muy fuertes en todos los implicados…

Tanto en los padres como en los hijos adolescentes coexisten fuerzas encontradas:

–      En el adolescente: hay impaciencia por ser libre, pero también miedo a las responsabilidades, hay deseos de autonomía junto con deseos de ser protegido.

–      En los padres: sentimientos de impaciencia porque crezcan y sean independientes mezclado con mucho miedo de que nos dejen solos, y que ya no seamos necesarios.

El desafío para los padres es saber ir permitiendo la independencia gradual acompañada de responsabilidades graduales, sin abandonarlos ni dejar de orientarlos…   Ufff…  tarea nada de fácil.

Una clave importante para hacer de esta una etapa rica y saludable es lograr una buena calidad en la comunicación con ellos.

Y mencionamos aquí tres requisitos fundamentales de una buena comunicación: la empatía, la paciencia y el respeto.

La empatía

  • Lograr ser empáticos con los hijos adolescentes suele ser una tarea difícil para los padres. Si nos dejamos atrapar por la respuesta emocional inmediata que logra producir en nosotros muchas de sus actitudes, nos quedamos muy lejos de comprender qué es lo que realmente nos están queriendo decir.
  • Más vale contener esa primera reacción y darnos un tiempo para ubicarnos en su perspectiva y en su situación y hacer el esfuerzo por entender aquello que quieren expresarnos.

La Paciencia

  • No puede faltar una considerable dosis de paciencia. Muchas veces nuestros intentos de acercarnos y entender, reciben un rotundo (y aparente) rechazo. Creer que por ello no nos necesitan es un error.

El respeto

  • El respeto legítimo por la individualidad creciente de nuestros hijos es el único camino posible si queremos hacer de ellos personas que se respeten a sí mismos y que respeten a los demás.
  • Los adolescentes se equivocan mucho porque están haciendo un trabajo muy difícil: están construyéndose a sí mismos, están tratando de entender al mundo y a la vida y posicionarse en ella. Respetemos entonces sus errores como resultado de esta lucha, muchas veces dolorosa, por conseguir personalidad e ideas propias.

** En una segunda parte de este post, hablaremos sobre cómo comunicarse con un hijo adolescente.

Anuncios

07/09/2011 at 6:44 pm Deja un comentario

Dislalia en etapa escolar (parte 2)

Fonoaudióloga Tamara Allende

¿Qué se debe hacer?

 

     Una vez que nos damos cuenta que nuestros niños, en etapa escolar, presentan dificultades en la emisión de uno o varios fonemas, debemos acudir de forma inmediPhotobucketata al profesional especialista en el tema; en el caso de nuestro país, al fonoaudiólogo. Dicho profesional será el encargado de determinar las posibles causas y el tipo de error específico que se comete, para que, de esta manera, se genere el plan de intervención que guie al menor hacia la adquisición adecuada del fonema con dificultades.

      Es importante señalar que las dislalias pueden traer una gama importante de consecuencias negativas para el escolar al no ser tratadas. La primera de estas consecuencias, y en muchos casos la más importante para el menor, es el rechazo o las burlas de parte de sus pares, lo que puede repercutir en la apreciación de sí mismo y en la autoestima. Pero no debemos olvidar, que la emisión de un fonema de manera incorrecta se relaciona con una mala posición de la lengua al momento de la producción, lo que repetido en el tiempo durante la niñez y la adolescencia, puede desencadenar en alteración en el equilibrio de los músculos de cara y boca, provocando dolor e incluso cambios patológicos en la estructura de de la arcada dentaria, siendo el cambio más frecuente; mal posición de dientes en proceso de crecimiento y mordida abierta.

      En resumen, la dislalia es una patología que se caracteriza por una manera de hablar con errores en la articulación de uno o varios fonemas, impresionando el habla como la de un niño menor a la edad real. Se  presenta en etapas tempranas de la niñez, pero al no ser tratada puede mantenerse hasta la vida adulta, acarreando consecuencias negativas en distintas esferas del desarrollo.

16/08/2011 at 9:53 pm Deja un comentario

Dislalia en la etapa escolar (parte 1)

Fonoaudióloga Tamara Allende

Photobucket     En nuestro país, es bastante común encontrarnos en las escuelas y liceos con niños a los que les cuesta pronunciar determinados sonidos del habla. Estos niños tienden a reemplazar aquel sonido que le es más difícil por uno que le sea más fácil, o simplemente intentan pronunciarlo correctamente, sin lograrlo. Es así como podemos observar a Juan, quien cursa 4° año básico y que cambia el fonema /rr/ por el fonema /g/ en todas sus emisiones, es decir, palabras como /ratón/ o /rueda/ se transforman en /gaton/o /gueda/, respectivamente. En segundo lugar tenemos a Claudio, quien cursa 1° de enseñanza media, y que en vez de reemplazar el sonido /rr/ por otro, intenta decirlo pero, se aprecia un sonido extraño que se acerca a la /rr/ original, pero sin llegar a serlo.

En ambos casos podemos estar presentes frente a una dislalia de la etapa escolar.

     Según Pilar Pascual, el concepto de dislalia corresponde al trastorno en la articulación de los fonemas, ya sea por ausencia o alteración de algunos sonidos concretos, o, por la sustitución de estos por otros de forma improcedente. Se trata entonces de una incapacidad para formar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas, tanto vocálicos como consonánticos.

    Cabe destacar que se habla de dislalia, sólo cuando estas dificultades persisten más allá del periodo de adquisición  de cada fonema; por ejemplo, en chile el fonema /rr/ se adquiere normalmente hasta los 5 años de edad, por lo tanto, un niño de tres años con dificultades en la pronunciación del mismo, se considera dentro del periodo de adquisición. Sin embargo si el mismo menor, continúa con dichas dificultades a los 6 o 7 años de edad, ya estamos frente a una dislalia. El periodo de adquisición es distinto para cada sonido del habla y para cada cultura. En nuestro país, el último sonido en adquirirse es la /rr/ por lo que un niño de 6 años ya debería ser capaz de pronunciar adecuadamente todos los sonidos de nuestro idioma.

     Se debe separar entre dos grandes tipos de dislalia, dependiendo de cuál sea la causa de la misma. Tenemos así, que cuando la dificultad en la articulación se encuentra dada por una alteración anatómica de los órganos que participan en el proceso de habla, estaremos frente a  una dislalia de tipo orgánico. Sin embargo cuando, a pesar de que todas las estructuras implicadas en el habla no presenten alteración anatómica, el menor no es capaz de manejar correctamente dichas estructuras para emitir los fonemas, hablaremos de una dislalia funcional.

     Es importante señalar que si estas dificultades nunca se han corregido a través de terapia formal, la dislalia puede permanecer incluso durante la adolescencia y adultez.

     ¿Qué se puede hacer? Será el tema que trataremos en un próximo post.

01/08/2011 at 9:53 pm Deja un comentario

¿Por qué a algunos niños les cuesta aprender a leer?

Psicopedagoga Ingrid HerreraPhotobucket

    Lo primero que se debe tener presente es que la dificultad para aprender a leer no debe relacionarse solamente con un bajo nivel de inteligencia o dificultades a nivel neurológico, pues en este proceso también tienen gran importancia factores ambientales y emocionales. Hay que recordar que la etapa del aprendizaje de la lectura es compleja y los niños necesitan especial atención y apoyo.

   Precisamente estos factores son los más recurrentes e incluyen numerosos aspectos:

Factores Ambientales:

Situación familiar

  • Conflictos en el medio familiar.
  • Falta de comunicación.
  • Poca paciencia de los tutores.
  • Escasez de tiempo para ayudar a los niños en el aprendizaje.
  • Clima hostil.
  • Poca valorización de los éxitos.

Ámbito escolar

  • Curso muy numeroso.
  • Poca experiencia del profesor, baja preparación profesional, personalidad fría, muchas ausencias.
  • Falta de material adecuado.
  • Cambios de profesores.
  • Métodos de enseñanza inadecuados o  mal aplicados.

Factores Emocionales:

Afectivo-social

  • Desinterés por aprender.
  • Conflictos emocionales.
  • Mala asistencia a clases.
  • Cambios de escuelas (problemas de adaptación)
  • Problemas en crear vínculo con el profesor.

      Estos factores no sólo influyen en la adquisición de la lectura sino en el aprendizaje en general, por ello es necesario realizar un pronto diagnóstico y tratamiento con especialistas.

01/06/2010 at 12:41 pm 2 comentarios

Maternidad y Trabajo

     Queremos compartir con Uds. un artículo de la destacada psicoterapeuta argentina Laura Gutman:

Photobucket

     “Solemos creer que maternidad y trabajo son incompatibles. Sin embargo no importa si trabajamos o no. Importa saber si logramos fundirnos en las necesidades de los niños pequeños en relación al contacto corporal, el cobijo, la lactancia, los brazos disponibles, la mirada, la quietud y la presencia durante las horas que sí estamos en casa, incluyendo la noche.  Siempre es posible seguir trabajando, si es nuestro deseo o nuestra necesidad, sin que el niño tenga que pagar los precios del abandono emocional. Con frecuencia utilizamos el trabajo como refugio y excusa perfecta para no someternos al vínculo fusional con los hijos. En cambio otras veces nos lanzamos a ese misterioso universo sin tiempo y sin bordes que es el contacto corporal permanente con los niños pequeños, sabiendo que esa hazaña es invisible a ojos de los demás, y que en ese territorio no recibiremos reconocimiento ni apoyo.

     El problema no es el trabajo. El problema es la vuelta a casa. Pensemos cuántos minutos por día le dedicamos -de verdad- a la satisfacción pura de nuestros hijos traducida en piel, olor, leche, fluidos, abrazos y palabras llenas de sentido.

     Cuando regresamos a casa, el niño que ya nos ha esperado con infinita paciencia siente que, ahora sí, ha llegado la hora de estar con mamá. A partir de ese momento merece ser resarcido, colmado de caricias, tiempo, abrazos y sonrisas y también merece recibir respuestas a sus reclamos legítimos ya que ha esperado estoicamente el regreso de su madre. Si somos capaces de delegar todo lo demás una vez que hemos regresado a casa, si comprendemos que no hay nada urgente más que nutrir a nuestro bebe de caricias y leche, entonces el trabajo no será un obstáculo para el vínculo amoroso entre la madre y el niño.”

03/05/2010 at 2:11 pm Deja un comentario

Importancia de la Afectividad durante el Aprendizaje de la Escritura

Psicopedagoga Nadia Olivares  

  La Afectividad durante el proceso de aprendizaje de la escritura, se refiere a lo importante que es que el niño posea unPhotobucketa madurez emocional que le permita no desalentarse, ni frustrarse ante el esfuerzo que realiza. Factores como la falta de madurez emocional o trastornos en la comunicación, limitan el aprendizaje de la expresión escrita.

      El sentimiento de afectividad se debe afianzar en el hogar y con el profesor, aún más durante los primeros aprendizajes del menor.

      Si el maestro convierte el aprendizaje de la escritura en algo demasiado difícil, los alumnos establecerán una relación negativa hacia el maestro, desarrollando rechazo por la lengua escrita, evitando además la realización de actividades escritas.

      Por ende, se aconseja que el profesor acepte al alumno con dificultades grafomotrices, presentándole los contenidos de manera graduada y motivadora, trabajando conjuntamente con los padres y especialista adecuado (Psicopedagogo), para solucionar dicha necesidad educativa transitoria que presenta el menor. 

20/03/2010 at 10:53 am Deja un comentario

Cómo ayudar a los niños en una situación de emergencia nacional (Terremoto en Chile)

Este pequeño documento esta pensado para los niños y niñas que están en las regiones en las cuales no se ha sufrido directamente las consecuencias del terremoto y que por lo tanto no han perdido sus casas, ni a sus seres queridos, ni los servicios básicos, pero que están muy asustados por la experiencia vivida el pasado 27 de febrero del 2010.
Es importante saber que los niños/as no procesan de la misma manera que un adulto las situaciones o experiencias vividas, sin embargo se dan cuenta de lo que sucede ya sea directa o indirectamente, por lo que es muy importante no mentirles ni ocultarles información, ya que la obtendrán inevitablemente a través de sus compañeros del colegio, vecinos o bien de los medios de comunicación. Pero esto no significa que los vamos a dejar expuestos al lado del televisor siguiendo todos los acontecimientos que vayan ocurriendo sino reunirlos y darles la información adecuada y tranquilizarlos de la siguiente manera:
1.- Darles la información real y adecuada a la edad y al lenguaje del niño/a.
2.- Dosificar las horas que pasan al lado de la televisión o la radio escuchando lo que sucede.
3.- Luego de darles la información tratar en lo posible de no seguir hablando del tema de manera constante cada vez que van amigos o parientes a la casa estando ellos presentes.
4.- Contestar todas sus preguntas y si no se saben las respuestas decirles que buscaran la información y que se las darán.
5.- Procurar que estén siempre con un adulto significativo o una figura de apego importante para ellos, que sea capaz de mantener la calma ante cualquier pregunta o desborde emocional del niño/a.
6.- No desesperarse si preguntan muchas veces lo mismo y ser coherentes con lo que se les ha dicho con anterioridad.
7.- Darles seguridad en todo momento no dejarlos solos.
8.- Si están muy asustados y quieren dormir en la pieza con los papas dejar que lo hagan por un tiempo hasta que se vaya normalizando la situación, no forzar a que lo superen, todos tenemos ritmos distintos y hay que respetar eso.
9.- Tratar de compartir en familia jugar, pasear por la plaza, andar en bicicleta ver una película.
10.- Acercarse junto con ellos a los lugares donde están recibiendo ayuda para las zonas afectadas como el Hogar de Cristo o la Cruz Roja, de manera que ellos se sientan útiles y así vamos construyendo un sentido de solidaridad en el cual el susto podría pasar a segundo plano si ven que todos ayudan a que la situación mejore.
11.- La contención emocional es muy importante que se haga en forma física , con un abrazo un beso etc, mucho cariño expresado físicamente. A los niños/as no les sirven las explicaciones puramente racionales. Muchas veces un abrazo y un beso acompañado de “te quiero mucho” “estoy aquí contigo” vale mas que mil explicaciones.

Es importante saber que todos los niños son distintos y cada madre y padre conoce a los suyos por lo que si ven que estas reacciones de susto no cambian o no disminuyen de manera considerable de aquí a alrededor de dos o tres meses mas tomando las medidas señaladas, habría que acudir a un especialista, sobre todo si existen alteraciones del sueño, alimentación, ánimo, y control de esfínter.

Fuente: Ps. Eugenia Fares

10/03/2010 at 7:39 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Dirección: Av Walker Martínez 1457 La Florida

Únete a nuestra Página

Agenda

diciembre 2017
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Estadísticas

  • 281,834 visitas

Convenios con instituciones e Isapres

 photo 97e48413-6a3c-4d9e-9fc6-2cadd8b9b3e1_zps5fb4f86e.jpg

Licencia

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.