Posts tagged ‘Diagnóstico’

Dislalia en etapa escolar (parte 2)

Fonoaudióloga Tamara Allende

¿Qué se debe hacer?

 

     Una vez que nos damos cuenta que nuestros niños, en etapa escolar, presentan dificultades en la emisión de uno o varios fonemas, debemos acudir de forma inmediPhotobucketata al profesional especialista en el tema; en el caso de nuestro país, al fonoaudiólogo. Dicho profesional será el encargado de determinar las posibles causas y el tipo de error específico que se comete, para que, de esta manera, se genere el plan de intervención que guie al menor hacia la adquisición adecuada del fonema con dificultades.

      Es importante señalar que las dislalias pueden traer una gama importante de consecuencias negativas para el escolar al no ser tratadas. La primera de estas consecuencias, y en muchos casos la más importante para el menor, es el rechazo o las burlas de parte de sus pares, lo que puede repercutir en la apreciación de sí mismo y en la autoestima. Pero no debemos olvidar, que la emisión de un fonema de manera incorrecta se relaciona con una mala posición de la lengua al momento de la producción, lo que repetido en el tiempo durante la niñez y la adolescencia, puede desencadenar en alteración en el equilibrio de los músculos de cara y boca, provocando dolor e incluso cambios patológicos en la estructura de de la arcada dentaria, siendo el cambio más frecuente; mal posición de dientes en proceso de crecimiento y mordida abierta.

      En resumen, la dislalia es una patología que se caracteriza por una manera de hablar con errores en la articulación de uno o varios fonemas, impresionando el habla como la de un niño menor a la edad real. Se  presenta en etapas tempranas de la niñez, pero al no ser tratada puede mantenerse hasta la vida adulta, acarreando consecuencias negativas en distintas esferas del desarrollo.

Anuncios

16/08/2011 at 9:53 pm Deja un comentario

Dislalia en la etapa escolar (parte 1)

Fonoaudióloga Tamara Allende

Photobucket     En nuestro país, es bastante común encontrarnos en las escuelas y liceos con niños a los que les cuesta pronunciar determinados sonidos del habla. Estos niños tienden a reemplazar aquel sonido que le es más difícil por uno que le sea más fácil, o simplemente intentan pronunciarlo correctamente, sin lograrlo. Es así como podemos observar a Juan, quien cursa 4° año básico y que cambia el fonema /rr/ por el fonema /g/ en todas sus emisiones, es decir, palabras como /ratón/ o /rueda/ se transforman en /gaton/o /gueda/, respectivamente. En segundo lugar tenemos a Claudio, quien cursa 1° de enseñanza media, y que en vez de reemplazar el sonido /rr/ por otro, intenta decirlo pero, se aprecia un sonido extraño que se acerca a la /rr/ original, pero sin llegar a serlo.

En ambos casos podemos estar presentes frente a una dislalia de la etapa escolar.

     Según Pilar Pascual, el concepto de dislalia corresponde al trastorno en la articulación de los fonemas, ya sea por ausencia o alteración de algunos sonidos concretos, o, por la sustitución de estos por otros de forma improcedente. Se trata entonces de una incapacidad para formar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas, tanto vocálicos como consonánticos.

    Cabe destacar que se habla de dislalia, sólo cuando estas dificultades persisten más allá del periodo de adquisición  de cada fonema; por ejemplo, en chile el fonema /rr/ se adquiere normalmente hasta los 5 años de edad, por lo tanto, un niño de tres años con dificultades en la pronunciación del mismo, se considera dentro del periodo de adquisición. Sin embargo si el mismo menor, continúa con dichas dificultades a los 6 o 7 años de edad, ya estamos frente a una dislalia. El periodo de adquisición es distinto para cada sonido del habla y para cada cultura. En nuestro país, el último sonido en adquirirse es la /rr/ por lo que un niño de 6 años ya debería ser capaz de pronunciar adecuadamente todos los sonidos de nuestro idioma.

     Se debe separar entre dos grandes tipos de dislalia, dependiendo de cuál sea la causa de la misma. Tenemos así, que cuando la dificultad en la articulación se encuentra dada por una alteración anatómica de los órganos que participan en el proceso de habla, estaremos frente a  una dislalia de tipo orgánico. Sin embargo cuando, a pesar de que todas las estructuras implicadas en el habla no presenten alteración anatómica, el menor no es capaz de manejar correctamente dichas estructuras para emitir los fonemas, hablaremos de una dislalia funcional.

     Es importante señalar que si estas dificultades nunca se han corregido a través de terapia formal, la dislalia puede permanecer incluso durante la adolescencia y adultez.

     ¿Qué se puede hacer? Será el tema que trataremos en un próximo post.

01/08/2011 at 9:53 pm Deja un comentario

Bajo Rendimiento Escolar (parte 2)

Psicóloga Denisse Ramírez

¿CUANDO INTERVENIR?

No hay que apresurarse y establecer un diagnóstico prematuro. Antes del segundo semestre del segundo básico no se puede hablar de trastornos de aprendizaje. En el proceso de aprendizaje es posible que veamos que nuestro hijo presenta escritura en carro, hace Photobucketcambios de letras, omite o agrega letras; quizás tenga dificultades de lectura, problemas con el tamaño y la organización de la información escrita o haga números invertidos. Estos son problemas propios del proceso de adquisición de la lectoescritura y el cálculo: no debemos alarmarnos. En el segundo año básico ya es posible hacer un diagnóstico más específico. Y es ahí cuando tenemos que estar muy atentos a los:

SINTOMAS

Si notamos que, a pesar de su esfuerzo el rendimiento de nuestro hijo no mejora, estamos ante los primeros indicios. Es importante entonces estar atentos a si nuestros hijos:

  • tarda más que la mayoría de los niños en hablar,
  • presenta problemas de pronunciación,
  • tiene vocabulario pobre,
  • muestra dificultad para aprender colores, formas, números,
  • presenta dificultades en la coordinación visomotora (dibujos pobres, mal realizados de acuerdo con su edad),
  • presenta dificultades de concentración y atención (por ejemplo, no termina las tareas),
  • su atención es variable,
  • no recuerda instrucciones,
  • le cuesta organizar su actividad,
  • actúa como si tuviese un “motor” interno que no para (caso de hiperactividad).

SUGERENCIAS GENERALES

En primerísimo lugar, claro, debemos observar. Como un cazador atento, nunca dejar de estar alerta. Así podremos detectar rápidamente si nuestro hijo tiene algún tipo de problema que afecta su rendimiento escolar. Para hacer más fácil la práctica, presentamos un punteo de los síntomas generales. En los casos de bajo rendimiento escolar sucede que el niño:

  • Se esfuerza y no obtiene una mejoría,
  • Presenta angustia o rechazo hacia la tarea escolar,
  • Está perdido en las clases,
  • Tiene “cuadernos en blanco”, no tiene su material,
  • No logra mantener la información relativamente ordenada,
  • Muestra sentimientos de incapacidad frente a las obligaciones.

Una vez que observamos que nuestro hijo presenta problemas de aprendizaje, debemos intervenir. Algunas acciones que podemos emprender:

  • Definir el problema. (ya vimos que los hay de distinto tipo: sensoriales, emocionales, o más específicos de aprendizaje);
  • Acompañar al niño en su estudio, observar cómo resuelve las dificultades y cuánto está atendiendo;
  • Conversar con profesores y pedirles información;
  • No enjuiciar; el rendimiento escolar es sobrevalorado en nuestra cultura, el bajo rendimiento en un niño pequeño no determina su futuro;
  • Buscar ayuda psicológica y psicopedagógica para apoyar al niño en el desarrollo de sus destrezas;
  • Reconocer las áreas en las que es competente y alentarlo, estimularlo: es importante renovar la autoestima del pequeño;
  • Adecuar las expectativas a la realidad del niño sin dejar de estimular y sin presionar.
  • Buscar un establecimiento apropiado para sus necesidades;
  • Y siempre que tengamos dudas consultar a especialistas.

14/07/2011 at 9:27 am Deja un comentario

Bajo Rendimiento Escolar (parte 1)

Psicóloga Denisse Ramírez

Photobucket

Existen distintos tipos de razones que pueden interferir significativamente con el aprendizaje de nuestros hijos:

  • Problemas propios de cada niño,
  • Situaciones del entorno familiar o
  • Particularidades del ámbito escolar.

Diferenciar estos factores no es fácil. Requiere una aguda observación de parte de los padres y profesores y, algunas veces, es necesario además, la intervención de especialistas.

POSIBLES CAUSAS DEL BAJO RENDIMIENTO ESCOLAR 

Existen múltiples problemas que pueden determinar el bajo rendimiento de los niños. Las más frecuentes son:

1. PROBLEMAS EMOCIONALES

En estos casos el bajo rendimiento se presenta abruptamente y, muchas veces, va acompañado de otros síntomas afectivos:

Falta de atención, pérdida del interés, desmotivación, sentimientos de pena, irritabilidad, baja autoestima, cambios de ánimo, problemas conductuales, dificultades para integrarse socialmente.

Si estas características se presentan en forma intensa o persisten en el tiempo, es necesario consultar con un especialista, ya que podría generar problemas a más largo plazo y prolongar el bajo rendimiento de nuestro hijo.

2. PROBLEMAS SENSORIALES

Se debe descartar en primera instancia si los canales de entrada y salida de la información se encuentren habilitados para funcionar en forma óptima. Es una de las condiciones previas para el aprendizaje.

  • Problemas de hipoacusia. Se trata de una leve disminución de la capacidad auditiva. Pueden darse en niños con congestión, otitis u otras enfermedades que implican una disminución parcial y a veces temporal de la capacidad auditiva.
  • Problemas de visión. Suelen estar acompañados de dolores de cabeza, lo que suele ser un buen síntoma para detectar el problema.
  • Problemas motores. Pueden ser de coordinación gruesa y/o fina; indican inmadurez o trastornos leves a nivel orgánico o ser secuelas de alteraciones neuromusculares.

3. PROBLEMAS ESPECIFICOS DE APRENDIZAJE

Son aquellos que afectan a:

  • a la lectura (dislexia),
  • a la escritura (disgrafia),
  • al cálculo matemático (discalculia) y
  • a la falta de atención y concentración (déficit atencional)

 

Causas. Son múltiples, puede tratarse de:

  • un trastorno neurobiológico en el que ciertas “conexiones” se han establecido de forma diferente,
  • cierta inmadurez cerebral,
  • malas prácticas pedagógicas.

Ahora bien, cualquiera sea la causa, el niño necesitará apoyo psicopedagógico para superar las dificultades. Es entonces cuando surge la pregunta inevitable:

¿CUANDO INTERVENIR? Este tema lo trataremos en un próximo post.

30/06/2011 at 5:22 pm 1 comentario

Diagnóstico Fonoaudiológico

Fonoaudióloga Sandra Canales

     Para determinar un problema a nivel de la comunicación, el fonoaudiólogo realiza una evaluación que consta de tres etapas: evaluación clínica, aplicación de test y una anamnesis exhaustiva (entrevista al cuidador). Personalmente, esto lo realizo aproximadamente en tres sesiones, adaptando mi trabajo al paciente, su edad y la dificultad presentada.Photobucket

     El proceso terapéutico tiene como objetivo estimular, prevenir, ayudar o mejorar cualquier dificultad que afecte a la comunicación, es decir, que afecte a la audición, voz, habla y/o lenguaje.

      Por ejemplo, realizamos atención a :

  • Individuos con hipoacusia (uso de audífono)
  • Individuos disfónicos
  • Individuos con dislalias
  • Individuos con espasmofemia
  • Individuos con dificultad en el aprendizaje de la lectoescritura
  • Individuos con discapacidad intelectual
  • Individuos con síndrome de Down
  • Individuos con autismo (trastornos generalizados del desarrollo en general)
  • Individuos con dislalias
  • Individuos con problemas de lenguaje
  • Individuos con retraso en la aparición del lenguaje
  • Individuos con problemas de habla
  • Entre otros.

12/05/2010 at 7:48 pm Deja un comentario

Diagnóstico Fonoaudiológico (parte 1)

Fonoaudióloga Sandra Canales

     Para determinar si un niño o niña presenta alguna dificultad en un área de la comunicación (lenguaje, habla, voz y/o audición), el fonoaudiólogo debe realizar una exhaustiva evaluación, la cual incluye diferentes herramientas, dependiendo del nivel que se está evaluando, pero las fundamentales son las siguientes:Photobucket

  • Entrevista con los tutores
  • Aplicación de tests
  • Observación clínica

 
     De estas diferentes etapas de la evaluación depende el oportuno y adecuado diagnóstico, el cual es fundamental para trazar las directrices del tratamiento. 

     Tanto los padres, como el resto de los miembros de la familia cumplen una rol importante en el tratamiento de los Trastornos de la comunicación, ya que es en el hogar donde el niño pasa la mayor parte del tiempo y es ahí donde se le entregan los modelos comunicativos que tienen mayor influencia sobre él. Además, los padres deberán supervisar y realizar con él los ejercicios que entrega el Fonoaudiólogo para realizar en el hogar.

     El éxito del tratamiento depende de TODOS estos factores.

     ¿Cómo saber si mi hijo presenta alguna dificultad en la comunicación?

     Existen algunos indicadores que pueden evidenciar una posible dificultad en la comunicación:

  • Problemas en la pronunciación
  • Se le entiende poco lo que dice
  • Parece comprender poco lo que se le dice
  • Formación desordenada de oraciones
  • Maneja menos palabras que sus pares
  • Problemas en el aprendizaje de la lectoescritura
  • Bajo rendimiento escolar
  • Presentar algún síndrome
  • Presentar parálisis cerebral

     Cuando los padres sospechan, deben acudir al Fonoaudiólogo, a él pueden llegar derivados por el Pediatra o bien por iniciativa propia. Es importante señalar que cuanto antes se haga el diagnóstico es mucho mejor, ya que se gana tiempo para que el niño alcance un desarrollo lingüístico acorde a su edad.

01/09/2009 at 1:01 pm Deja un comentario


Dirección: Av Walker Martínez 1457 La Florida

Únete a nuestra Página

Agenda

diciembre 2017
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Estadísticas

  • 281,834 visitas

Convenios con instituciones e Isapres

 photo 97e48413-6a3c-4d9e-9fc6-2cadd8b9b3e1_zps5fb4f86e.jpg

Licencia

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.